Aprender a surfear en Costa Rica

¿Se puede pasar de ser novato en el surf a dominar las técnicas básicas y disfrutar técnicamente de las olas del Pacífico en apenas una semana? Pura vida, claro que sí.

POR: Alejandro Santelises Haché

Una confesión antes de comenzar: nunca había surfeado. Nunca. Sin embargo, desde hace mucho tiempo tenía en mi lista de deseos el internarme en un campamento de surf hasta por lo menos aprender a pararme en una tabla. Si a eso se le añade el estar alojado en medio del mítico paisaje playero costarricense, mucho mejor.

Justamente eso encontré en Surf Simply: creado por dos ingleses amantes del deporte, en este campamento se trabaja con huéspedes desde principiantes hasta conocedores, desde niños hasta personas mayores, en programas que duran una semana. Emocionado por la enorme cantidad de críticas positivas que vi en Trip Advisor —mi teoría es que para que una persona se dé a la tarea de entrar al sitio web y escribir varios párrafos sobre su experiencia, y aparte dejar una calificación de cinco estrellas, hay que haber quedado muy complacido con algo—, convencí a un amigo de unirse conmigo a esta aventura.

SurfSimply1

Para llegar a Nosara, un pueblito de alrededor de cinco mil personas en la costa del Pacífico, se llega a San José por avión, y de ahí los organizadores del campamento se encargan del trayecto de cinco horas en transporte privado que separa ambos puntos. El resort está compuesto por seis bungalows escalonados, cada uno de dos habitaciones, y una piscina en el nivel superior.

El programa, que dura de sábado a sábado, es altamente intuitivo: tu entrenador, que solo trabaja con dos personas, mide tu destreza y te asigna un nivel. En mi caso comenzamos en la orilla, aprendiendo a coger la ola acostado, haciendo que literalmente te lleve el agua. Durante las lecciones, que duran una hora y media y se realizan dos veces al día, en la mañana y en la tarde, el entrenador va grabando tus movimientos con una cámara de vídeo, para luego repasarlos y criticarlos más efectivamente en pantalla.

Tres horas de surf al día puede parecer poco, pero créanme: uno termina explotado. Vamos a ponerlo de esta manera: fuimos a Surf Simply en medio del mundial de la FIFA 2014, una edición en donde la Costa Rica de Keylor Navas sorprendió al mundo llegando a cuartos de final. Como teníamos la posibilidad de explorar en bicicleta el pueblito de Nosara, pensamos en unirnos a los locales para disfrutar juntos de un partido de la selección tica… pero el agotamiento pudo más que la fiebre por el fútbol.

SurfSimply2

Sin embargo, una vez acostumbrados al esfuerzo diario, el miércoles hicimos algo que también teníamos en nuestra lista de deseos: ziplining o canopy extremo, con cables de cientos de metros de largo a cientos de metros de altura sobre la jungla. Nosotros tomamos esta opción de excursión para nuestro día libre, pero también está la opción de ir a un santuario de monos o hacer un recorrido en four wheels. Todo esto ya está incluido en el paquete, al igual que los servicios de comida orgánica tres veces al día, un masaje completo a mitad de semana y clases de yoga.

Este tipo de aventura relajada atrae a tipos distintos de personas. Durante nuestra semana, entre los 12 huéspedes habían dos jovencitas canadienses que estaban tomando esa semana como viaje de promoción de la secundaria, y también estaba una familia de Oregon donde el menor de los niños tenía ocho años. En resumen: todos, hasta la madre del grupo estadounidense, ya entrada en años, pudimos avanzar técnicamente hasta agarrar olas parados sobre las tablas.

Todo esto suena paradisíaco, pero fue cuando volvimos a Dominicana e intentamos surfear que nos dimos cuenta exactamente de cuán privilegiadas son las condiciones de Playa Guiones, el paraje donde se encuentra el resort: contrario a las playas locales donde se practica surf, allá no hay corales al principio, sino arena, así que puedes errar sin miedo a caerte. Aparte, al ser una playa amplia, puedes agarrar olas a tu gusto —acá, por la disposición del litoral, tocan 50 personas para apenas una ola—.

Por eso, y por los recuerdos de una semana pasada en relajación, quiero volver. Estoy cien por ciento seguro de que voy a volver. Y otra vez. Y de nuevo, y de nuevo, y de nuevo.

[El paquete de una semana, con vuelos, alojamiento y programa de surf incluido, ronda los US$4,000 y está disponible durante todo el año. Si deseas obtener más información sobre el mismo o realizar una reservación, contáctanos aquí o llámanos al 809-563-4631]

Fotos: Vía Surf Simply

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *