Disfrutar como niños en Universal Studios

Nuestra clienta Elila Valdez de Cabral y su esposo estuvieron con sus hijos de cinco y ocho años en Universal Studios —pero los grandes terminaron disfrutando como niños—.

POR: Elila Valdez de Cabral

Mis hijos tienen cinco y ocho años, y eso significa que ya se creen grandes. Para seguirles la corriente, en un viaje de grupo familiar que hicimos a Orlando en febrero pasado mi esposo y yo decidimos incluirles Islands of Adventure y Universal Studios, dos parques que tienen atracciones pensadas para niños de mayor edad que los parques de Disney.

En esos dos complejos están el listado de sus sueños de película y televisión: tanto el Hombre Araña como los Hombres X, así como Hulk, los Transformers y Harry Potter.

En Universal Studios y en Islands of Adventure —son, digamos, dos parques conectados— hay experiencias que combinan lo pregrabado con la tecnología 3D y 4D, para que el espectador sienta que uno está ahí: por ejemplo, el Terminator 2: 3D con un ataque apocalíptico de cyborgs; también la atracción The Amazing Adventures of Spiderman, donde uno siente una caída de 400 pies de altura, y el Shrek 4D con sus lentes OgreVision especiales. Decir que mis hijos quedaron locos con el Hombre Araña, y que gritaron y gozaron hasta más no poder a casi 100 kilómetros por hora en la montaña rusa The Incredible Hulk Coaster, es poco.

Sin embargo, donde yo también viví esa alegría casi infantil —al igual que todos los adultos que estábamos en el grupo, incluyendo mi cuñado, quien se la pasó aplaudiendo de la emoción— fue en Skull Island: Reign of Kong, de Islands of Adventure. En la atracción, los espectadores vamos recorriendo la isla en un minibus sobre unos rieles… cuando de repente aparece Kong batallando contra otras bestias gigantescas, y una no sabe si agarrarse de la guagüita o salir corriendo del miedo, porque los sonidos, el uso del aire presurizado, los movimientos de los rieles y los elementos visuales están coordinados magistralmente. ¡Qué experiencia tan divertida!

Al final, se supone que fuimos allá por nuestros hijos, pero terminamos gozando todos igual que ellos —si no, solo tienen que preguntarnos por todo lo que nos reímos al salir mojados con todo y poncho de Popeye & Bluto’s Bilge-Rat Barges, una atracción acuática . Si tienen niños que ya entraron en la etapa de creerse grandes, definitivamente incluyan estos dos parques en su lista. ¿Qué otra cosa deben saber sobre estos complejos? Aquí les dejo mis principales consejos de logística.

+ Islands of Adventure y Universal Studios son dos parques diferentes, de la misma cadena, conectados por un tren. Lo normal es comprar una boleta de entrada para cada uno, pero existe un pase llamado Park-To-Park con el cual pueden entrar a ambos parques en una misma visita, con un ahorro en el precio total. ¡Muy recomendado! Puede comprarse un park-to-park de un solo día o, como hicimos nosotros, de dos días, para recorrer todas las atracciones sin prisa.
+ ¿Otro pase recomendado? El Universal Express Pass. Las filas de 45 minutos para las entradas regulares eran de cinco minutos para nosotros —el tiempo que nos tomaba recorrer el espacio de la fila, sin esperar—. Ambos boletos pueden comprarse directamente en Viajes Alkasa; pregunten por ellos cuando estén planificando su viaje junto a su asesor allá.
+ Disney tiene el Photo Pass, y el equivalente de ese servicio en esta cadena es el My Universal Photos. Nosotros pagamos el monto adicional y terminamos con hermosas fotografías de los niños, hechas por fotógrafos profesionales que rondan el parque, decoradas con ilustraciones de sus superhéroes favoritos. Definitivamente vale la pena tener esos recuerdos capturados de forma tan bonita.
+ Les dije que los parques están conectados por un tren… pero no cualquier tren, sino el Hogwarts Express de Harry Potter, ambientado con todo y estación King’s Cross. Al estar hospedados en el Hotel Portofino, dentro del complejo —no dejen de leer mi entrada sobre esa experiencia—, obtuvimos un pase de Early Park Admission de cortesía, que nos permitía visitar toda la zona del universo harrypotterino una hora antes de la apertura general del parque. Por eso, entre ocho y nueve de la mañana, Hogsmead, Hogwarts y Gringotts eran nuestros. ¡Eso hizo que mejorara aun más la experiencia total!

Fotos: Cortesía de Elila Valdez de Cabral

Un comentario

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *