Lisboa – Time Out Market

En un viaje reciente a la capital portuguesa, dos miembros de nuestro equipo encontraron un mercado que reunía en un solo techo lo mejor de la gastronomía lusa

Hace unas semanas nuestra vicepresidenta, Ana Santelises de Latour, y nuestra gerente senior de operaciones, Gabriela Aybar, hicieron un recorrido por Portugal. Al llegar a la capital, una recomendación local las llevó al Time Out Market, un espacio techado con más de 40 puestos dedicados a promover lo mejor de la comida de Lisboa y alrededores.

Si les suena extraño el nombre del lugar, tiene una razón: el edificio era antiguamente conocido como el Mercado da Ribeira, pero estaba en decaída, y era solo frecuentado por marineros. Poco a poco, el distrito ribereño donde está ubicado, llamado Cais do Sodré, comenzó a recibir creadores jóvenes en busca de espacios más amplios para vivir y trabajar, y el renacimiento del sector no se hizo esperar. Por eso, cuando la revista de ocio Time Out estaba buscando una ubicación para su central, decidieron ir más allá: convirtieron una parte del mercado en oficinas, mientras que la otra parte, de cara al público, es hoy uno de los “comedores” más visitados de la zona, tanto por locales como por turistas.

Tiene sentido: para quienes van a Lisboa con poco tiempo, es una forma rápida de probar una gran variedad de muestras gastronómicas sin dar muchas vueltas. El concepto es simple: muy buena comida, de chefs con visión de autor, a muy buenos precios. Ahí podrán probar todo tipo de croquetas, hamburguesas, sándwiches —no dejen de probar el “prego”— y frutos de mar —hay hasta puestos de mariscos con nombres tipo “Cozinha da Felicidade”, porque asocian la buena comida con la buena vida—. También hay para tomar cerveza —hay un bar especializado de la marca local Super Bock—, cócteles, jugos de fruta y vino —se puede hasta crear una mezcla propia en una de las casetas —. Y claro, como se trata de Portugal, hay mucho, mucho bacalao —los mismos locales dicen que los portugueses se han inventado más de mil formas de preparar al pececito noruego ese—.

En sus puestos también podrán probar el típico pastel de nata de Manteigaria, pero también postres más complejos en puestos como L’Éclair.

Y claro, si se enamoran de todo lo que probaron y quieren llevarse un poco de Lisboa a casa, pueden comprar alimentos pre-empacados en los puestos de “conserveira” disponibles.

Nuestra recomendación: si están en la ciudad, pasen por allá para almorzar, pero traten de ir con el estómago muy, muy, muy vacío. Los precios son tan buenos y la variedad es tanta, que van a necesitar ese espacio.

Fotos: Ana Santelises de Latour y Gabriela Aybar

COMIDA 5
AMBIENTE 5
DECORACIÓN 5
UBICACIÓN 4

VEREDICTO

4.7
Lisboa – Time Out Market

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *