En el Mercado 5 de Diciembre

De uno de los mercados de comestibles más populares de Puerto Vallarta, la Chef Tita se trajo a casa ingredientes para cócteles, para tamales y para nuevos inventos en su restaurante

mercado_5_diciembre
POR: Chef Tita

Uno de los mercados de comestibles más conocidos de Puerto Vallarta, en México, es el 5 de Diciembre. Aunque su fuerte son las pescas, desde cortes de dorado hasta ostras y camarones, su oferta de ingredientes “terrestres” es también memorable.

De una visita me traje varias cosas a casa, no solo en la maleta, sino también como experiencias. En el primer caso, compré flor de Jamaica para hacer infusiones y cócteles —esperen pronto en Travesías un trago fusionado con ron y mamajuana—. También compré varios tipos de chiles, desde habanero hasta serrano, pasando por el ahumado y el ancho, para así poder trabajar distintas recetas regionales y quizás incorporarlas a mi restaurante.

Una de mis compras más preciadas fue el paquete de tortillas artesanales que conseguí en un puesto del mercado. Aun trabajando en el área culinaria y siendo tan fanática de la cocina mexicana, me sorprendió ver en persona el minucioso proceso que hace que una mazorca de maíz se convierta en una camita para los tacos. En un puesto de tortillas en el mercado pude ver a un maestro que tiene más de una década dedicado a esa actividad, que más que un oficio es un arte. Él solo saca el maíz de su cáscara, lo pela, lo lava, le saca toda la masa, lo tritura, hace la mezcla con la textura adecuada y ahí forma la tortilla. La pasión y devoción que él tiene por su trabajo definitivamente se traspasa al producto terminado —ya entenderán, entonces, por qué estoy mona con las tortillas que compré—.

mercado_5_diciembre

¿Y qué tal las cosas que no me pude llevar en la maleta, pero sí en la memoria? Salí de mi zona de confort y comí tripas, algo que nunca me había motivado. También ahí comí grillos, gusanos, escarabajos y escorpiones ahumados. Todavía recuerdo el sabor de este último, que increíblemente terminó encantándome: es gracias a ese toque de acidez que lleva en el cuerpo hace que armonice tan bien con un traguito de tequila o de mezcal. ¡Hay que inventar! Pero no, no se preocupen: por ahora no van a ver en el menú de Travesías ninguna receta con gusano ahumado ni nada por el estilo.

Fotos: Cortesía de Chef Tita y Angeli Páez

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *