La Nueva York gastronómica de Chef Tita

Cuando no está estirando las posibilidades de la gastronomía dominicana, la chef Tita se la pasa probando lo que ofrece el mundo. Acá nos comparte sus puntos favoritos en Nueva York.

chef_tita_nueva_york
Por: Chef Tita

Hace unas semanas estuve de visita en Nueva York como invitada a la Dominican Parade de 2017, representando al país como Capital Gastronómica del Caribe. En mi restaurante Travesías trabajo para rescatar el patrimonio culinario de la media isla… pero como amante de la comida al fin, disfruto probando cómo otros alrededor del mundo trabajan su propio patrimonio.

Por eso, aproveché la visita para conocer propuestas de restaurantes de comida desde mexicana hasta italiana, incluyendo una propuesta de chocolate artesanal. Nueva York es conocida por su diversidad cultural, pero muchas veces es difícil encontrar un menú y unos ingredientes auténticos entre esos restaurantes —es común ver muchas ofertas adaptadas al paladar local—.

En esta guía les comparto algunas de mis visitas favoritas, definitivamente variadas: aquí he incluido desde comida tipo callejera hasta un restaurante michelinado.

EN EL CHELSEA MARKET

Para matar varios pájaros de un tiro visité el Chelsea Market con un listado de sugerencias que me hizo un chef amigo. Aquí les paso mis imperdibles.

[1] Li-Lac Chocolates
La historia de estos bombones y barritas comienza en 1923 —de hecho, son la casa chocolatera más antigua de Manhattan—. Hoy se fabrican en Brooklyn, y llegan frescos cada día a la tienda en el Chelsea Market. Mi top tres fueron el chocolate con sal, el chocolate con auyama —sí, con auyama— y con almendra garapiñada —lo que comúnmente se conoce como “praline” y es uno de mis frutos secos preferidos—. Si tienen a un cacaómano en su círculo y desean llevarle un regalito, los sets de Li-Lac son un buen detalle.

[2] Giovanni Rana Pastificio & Cucina
En Santo Domingo compro la pasta Rana, porque siempre se mantiene fresca. Quise ir a su restaurante en Nueva York para probar su estilo directamente, y estaba delicioso. Desde la pasta fresca —se hace a diario en el Pasta Studio ahí dentro— hasta las ensaladas y los panes, todo estaba riquísimo. Mi favorita, que recomiendo con gusto, es una pasta hecha con tomate directamente en el impasto y bañada con pesto tradicional. ¡Una delicia!

[3] Bowery Kitchen Supplies
Las tiendas de herramientas de cocina son como jugueterías para nosotros los chefs. En Bowery Kitchen Supplies venden varias de mis marcas favoritas, que uso frecuentemente —me encantan, por ejemplo, los mandiles de Chef Works—. Esta vez me llevé algunos envases para guardar comida en la nevera, pero créanme: si tienen espacio en la maleta y en la cocina, visiten esta tienda, porque es increíble la cantidad de herramientas que tienen.

[4] Los Tacos No. 1
¡Wow! Repito: ¡Wow! Este lugar venía muy recomendado por amigos del sector hotelero, y no se equivocaron: me encantó poder probar el auténtico sabor del picante y el adobo mexicanos en estos tacos. Yo comí con gusto unos tacos de canasta al pastor, con guacamole y carne bien adobada… ¡Se sentían como si estuviese en México!

[5] Spices and Tease
Después de un viaje de un mes a Nueva Delhi y Jaipur, visitando los mercados de especias en la India, quedé fascinada con las posibilidades de la cúrcuma fresca y el cardamomo. Por eso ya las tengo en casa, para hacer comida de La India para mis amigas cuando me visitan —preparo todo, desde la limonada con pétalos de rosa hasta el arroz con cilantro, el chutney de mango y el pan Naan—. Esta vez pasé por Spices and Tease, con sus ofertas de alta calidad, para no dejar mi inventario casero en baja.

POR LA CIUDAD

[1] Per Se
El sello de Thomas Keller se extiende por varios restaurantes en Estados Unidos, pero Per Se —con tres estrellas Michelín— es definitivamente el niño querido entre ellos: para mí, su menú de precio fijo de influencia francesa y neo-estadounidense es uno de los mejores que van a probar en la ciudad. Mi favorito en esta ocasión fue un postre modelado como un ecosistema en miniatura, con todo y “hongos” y “lama”, pero en segundo lugar está una crema de almejas con caviar donde ninguno de los sabores, increíblemente, competía entre sí.

[2] Mission Ceviche
Demasiado, demasiado, demasiado sabroso. Soy amante de la gastronomía peruana, al punto de que he ido varias veces al país A COMER, y puedo decirlo con gusto: ese ceviche de Mission estaba espectacular. El chef me hizo un menú de degustación y quedé encantada con la frescura del pescado y la selección del choclo, así como las combinaciones de sabores que realizó. Cuando vuelva a Nueva York, ténganlo claro: voy directo a comer en Mission Ceviche de nuevo.

Fotos: Angeli Páez

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *