Puerto Vallarta – Yerbabuena

Andando por la Zona Hotelera Norte, la Chef Tita se encontró con un favorito inesperado: un restaurante de cocina mediterránea al estilo mexicano.

yerbabuena
POR: Chef Tita

Qué rico, para el paladar, es encontrarse con un accidente feliz. Mi familia y yo estábamos andando por la Zona Hotelera Norte y justo a la hora del almuerzo nos topamos con un exterior de arquitectura eco, con un letrero exterior que decía “Yerbabuena.”

Qué bueno que nos decidimos a investigar de qué se trataba.

El restaurante, que abrió hace apenas unos meses, hace honor a la frescura de esta planta aromática y al poder que tiene de desarrollarse en varios tipos de ecosistemas. En honor a eso, en Yerbabuena han combinado la comida mediterránea con la prodigiosa disponibilidad de los pescados y mariscos locales.

Una parte del menú está dedicada a la comida vegana y de corte saludable y bajas en calorías, pero la otra parte está entregada a la vida sibarita. Por eso, por ejemplo, es posible pedir los complejos cócteles de autor del bar tanto en su versión alcohólica como virgen —yo todavía sigo soñando con el cacharro, una combinación de uvas, frutos del bosque, triple sec, tequila y limón en una mezcla tan sutil que ningún sabor competía con el otro—.

yerbabuena

Pedimos un primer servicio de ostras y, para no cansarles el cuento, terminamos pidiendo cuatro más. ¿El chillo? Fresco e increíble. ¿Y esos cócteles de los que le hablé? Nos paramos de la mesa con varias rondas encima. A la hora del almuerzo, como fuimos nosotros, quizás eso no sea muy práctico, pero para el turno de la cena sí: después de las seis de la tarde, el lugar se pone bailable.

Aparte de la comida y la decoración, ¿qué nos llamó la atención? La calidad del servicio. Puerto Vallarta es una ciudad de más de 200 mil habitantes que está plenamente entregada a la actividad turística. Dada la competencia que existe en el sector, la mayoría de los empleados, desde el bartender hasta el camarero, lleva encima estudios especializados de hostelería o gastronomía. Por eso, es impresionante ver el conocimiento que tienen no solo en Yerbabuena, sino en gran parte de la ciudad, de los elementos culinarios, históricos y geográficos de cada plato, cada bebida, cada ingrediente que sirven. Esa calidad en conocimientos, unida a la calidez humana del jalisciense, hacen que el servicio en Puerto Vallarta sea uniformemente sorprendente. En pocas palabras: yo volví enamorada.

Fotos: Cortesía de Chef Tita y Angeli Páez

COMIDA 5
AMBIENTE 5
DECORACIÓN 5
UBICACIÓN 5

VEREDICTO

5
Puerto Vallarta – Yerbabuena

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *