Un cambio de planes en Yosemite

Ante la sorpresa de los recientes fuegos forestales en California, el fotógrafo Rafael Pantaleón y su asesora Alkasa modificaron rápidamente sus planes en Yosemite

alkasa_yosemite_mono

POR: Rafael Pantaleón

Mucha gente me pregunta: ¿Cuál es el valor de armar un viaje con una agencia? En una visita reciente al Parque Nacional Yosemite, en la Sierra Nevada californiana, pude comprobar una de las grandes ventajas: ante un imprevisto natural, Viajes Alkasa me ofreció un itinerario alternativo en la zona casi al instante.

Miren mi situación: esta temporada ha sido devastadora para California, en materia de fuegos forestales. Mi asesora en Alkasa ya nos había armado un paquete que incluía varios días de estadía en la zona de Yosemite, pero ya que un fuego comenzó días antes a arropar parte del territorio del parque, ella nos aconsejó pasar más tiempo en los alrededores del lago Mono —Mono Lake, en en inglés—, a unos kilómetros de distancia.

Qué decisión tan acertada: pudimos visitar la parte no afectada de Yosemite, pero de no haber hecho este cambio, hubiéramos perdido días valiosos de nuestro recorrido total —por eso, en vez de tres días, como era el plan original, se cambió a una noche—. Aparte, ¡no hubiera conocido el lago Mono! Ese lugar parece Marte: las enormes torres de tufas que se forman cuando el carbono del agua se junta con el sedimento del lecho parecen salidas de un filme de ciencia ficción.

alkasa_yosemite_mono
alkasa_yosemite_mono
alkasa_yosemite_mono

Ya al llegar a Yosemite, que fue nuestra segunda parada, estaba preparado con una selección de itinerario. Al principio tenía en mente recorrer un sendero diseñado para hacerse en 18 horas, pero estaba cerrado por el efecto de los fuegos. Por eso escogí otros senderos: uno llamado John Muir que lleva al Half Dome —una estructura monolítica de granito que, tal cual lo dice su nombre, parece un domo cortado a la mitad— y luego otro que me llevaba a la cascada Vernal.

alkasa_yosemite_mono

¿Por qué hablo tan puntualmente del tema de los senderos? Porque el parque nacional está pensado para el transeúnte. No es necesario utilizar un carro propio dentro, sino que solo es cuestión de tomar uno de los autobuses que conectan los hoteles internos —nosotros nos alojamos en el Yosemite Valley Lodge— con los puntos clave de los recorridos prediseñados. Cada día se puede ir haciendo una gira que no requiere más que una mochila, un mapa y la guagüita interna.

El tema del calentamiento global está afectando tanto a este hermoso parque que la administración no pudo abrir los senderos a principios del verano, como era costumbre, ya que el deshielo fue tan prematuro y grande que varias zonas terminaron inundadas. Yo tenía el sueño de ir a Yosemite por una pasión fotográfica, pero estar ahí me hizo recordar que este planeta tiene mucha, mucha vida más allá de nosotros, y que debemos hacernos más responsables del efecto que estamos teniendo sobre los ecosistemas extraordinarios y vulnerables como este.

RECOMENDACIONES LOGÍSTICAS

  • ¡Yo vuelvo! Como mencioné antes, esta vez solo pude quedarme una noche, pero tengo planificado retornar en mayo. ¿Por qué ese mes? Porque septiembre me pareció demasiado caluroso, con una temperatura promedio de 28 grados —yo prefiero recorrer senderos con una temperatura promedio de 15, así que la primavera sería más adecuada para quienes también disfrutan de ese clima—.
  • ¿Y qué haría en tres días? Fácil: programarme con anticipación para ubicar tres senderos, específicamente los que vayan alrededor del río Merced, ya que un recorrido con agua cercana es mucho más atractivo.
  • Una recomendación como fotógrafo: ¿Quieren hacer LA foto del lugar? No dejen de llegar a lo que los locales llaman Tunnel View. El parque tiene varias entradas, pero si toman el túnel Wawona por el norte, al salir van a toparse con un panorama icónico que incluye una vista del valle con sus monolitos de granito, donde se ven El Capitán, el Half Dome y una cascada llamada El Velo de la Novia. ¡Un punto icónico, verdaderamente!

Fotos: Rafael Pantaleón

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *